Viernes 17 de Febrero de 2017 | 13:55 hs.
Author mug

Potenciar a nuestros conocidos

 POR

A pesar del proteccionísmo global, hay que fortalecer la región, negociar mejores tratados e iniciar definitivamente la llegada a nuevos mercados.

Mauricio-Macri-Michel-Temer
Puede parecer trivial, pero no lo es en absoluto en las arenas movedizas que prometen cubrir una parte sustancial del planeta Tierra, pensar y actuar juntos con nuestros países vecinos, no sólo desde el ángulo económico-comercial, sino debatiendo y compartiendo visiones sobre una agenda más amplia y abarcadora de lo que podríamos considerar escenarios prospectivos
De ahí que resulta alentador observar un relacionamiento cada vez mayor de nuestro país con Brasil y Chile y que las reuniones vayan profundizando el temario y que el intercambio de ideas, objetivos y propuestas se haga más y más fluido.

La reciente visita del presidente Macri a Brasil, reafirmó este objetivo que ya había tenido su expresión global en el marco de la visita del presidente Temer a la Argentina en octubre del año pasado y que diera lugar a la creación de un mecanismo de Coordinación Política entre ambos países y que tiene diversos objetivos, pero uno muy importante – porque en el pasado hicimos lo contrario– tratar de ponernos de acuerdo en agendas comunes en el área multilateral, comenzando por el G-20, por el cuidado de medio ambiente donde ratificamos el Acuerdo de París y en general por propugnar la reforma del Consejo de Seguridad de la ONU y la democratización de las instancias decisorias internacionales que en buen romance, implican una mayor participación de los países emergentes.

Plantear lo multilateral, es fundamental frente al crecimiento de las tendencias rupturistas expresadas no sólo por el presidente norteamericano, sino por líderes extremistas europeos con chances concretas de ganar elecciones en cruciales contiendas electorales de este año. En este sentido, reafirmar el compromiso de acercarnos hacia la Alianza del Pacífico a través de Chile y de esa manera ligarnos más con Méjico en las actuales circunstancias, es vital para los intereses de la Argentina y de Brasil y del resto de los países fundadores del Mercosur.

La parte más específica y concreta del estrechamiento de lazos con Brasil, se visualiza en un Plan de Acción firmado el 7 de febrero, donde la facilitación del comercio bilateral, la cooperación regulatoria para la convergencia normativa – la máxima posible- en materia de reglamentos técnicos y sanitarios entre ambos países, así como establecer las prioridades de las negociaciones externas en el Mercosur, son aspectos centrales.

También se prevé promover proyectos de inversión y comercio entre las empresas de los dos países en el marco del convenio de cooperación de las respectivas agencias gubernamentales de responsabilidad específica en esta temática; se contemplan además aspectos vinculados a la integración de infraestructura física, y a lograr una mayor coordinación en el área agrícola, a fines de una mejor defensa de los intereses comunes y al aprovechamiento de oportunidades de inserción conjunta en terceros mercados
Hay más temas dentro del Plan de Acción, pero es conveniente detenerse unos instantes, antes de continuar agregando títulos, para reflexionar sobre cuál es el motivo que haría pensar que en esta oportunidad va a funcionar el eje argentino-brasileño, tras la cantidad de fracasos acumulados a través de los años, con planes muy ambiciosos, reuniones periódicas, grandes titulares y fotos y luego la nada….

Mi impresión es que actualmente existe un convencimiento compartido de que poco o nada se podrá obtener de los actores centrales, por lo menos en un lapso corto-median; que obviamente esa situación no implica dejar de lado la negociación con la UE, todo lo contrario, pero sólo observando el intricado panorama político y lo que fue la firma del Tratado CETA (Canadá-UE) que deberá ser ratificado por los parlamentos nacionales y en algunos países europeos por regiones, tendremos una clara noción de los tiempos de maduración vigentes; Estados Unidos tiene prioridades bilaterales diferentes hasta donde se puede visualizar y China requiere sin duda un abordaje conjunto que probablemente, sea uno de los aspectos centrales dentro de “potenciar a nuestros conocidos” y quizás podamos hacerlo, dejado de lado el TPP por Trump, conjuntamente con los países de la Alianza del Pacífico.

Mientras tanto hay mucho por hacer en la región, ahora incluyendo a Méjico, podemos ordenadamente avanzar en negociaciones con países como Japón, Canadá, Corea y miembros del ASEAN, así como con países de África y de la Cuenca del Golfo. Que no es el mejor momento, que han resurgido tendencias proteccionistas hasta en países impulsores del libre mercado, ya se sabe es un dato de la realidad; pero el nuevo escenario internacional sería Argentina y Brasil impulsan en serio una agenda de negociaciones, mientras van haciendo caer las barreras interiores al comercio y las inversiones, siguiendo un cronograma del Plan de Acción Conjunta.

No hay muchos planes B a la mano, no se entregan muchas “cucardas” por hacer facilitación de comercio y cerrar “quioscos” reguladores, pero alguna vez hay que empezar.

MIRÁ LA REVISTA COMPLETA DE FEBRERO

Publish at Calaméo or browse the library.