El girasol recupera protagonismo en Argentina pero pierde peso en el mundo

La producción crecería 30 por ciento, aún con un escenario climático desfavorable; pero su participación en el mercado mundial caería por el crecimiento de Ucrania.

Con una cosecha récord, que se traduce en mayores exportaciones y molienda de harinas, el trigo se ha llevado los flashes en esta campaña. El maíz, con la superficie sembrada más grande de la historia, también concentra el optimismo del agro.

Pero hay otro cultivo en el que Argentina ha sido pionero a nivel mundial y que, con las políticas de intervención de la década kirchnerista, había perdido protagonismo: el girasol.

Con el cambio de Gobierno, esta oleaginosa fue beneficiada por la quita de retenciones y también ha reaccionado de manera muy positiva: se espera que la producción 2016/17 se incremente un 32 por ciento en relación a la campaña anterior.

Panorama
El dato fue destacado en un comunicado de la Asociación Argentina de Girasol (Asagir), que difundió un informe elaborado por su asesor económico, Jorge Ingaramo.

Como primer elemento relevante, Ingaramo remarca que la Bolsa de Cereales de Buenos Aires estima que la zafra de girasol llegaría a 3,3 millones de toneladas, 800 mil más que las de 2,5 millones que se recolectaron en el ciclo 2015/16.

Según el reporte, la cosecha podría haber sido aún mejor si el clima no hubiera sido desfavorable para el cultivo. La siembra, por ejemplo, había subido 39,3 por ciento.

Alta competencia
Con estos guarismos, Argentina sería el país productor con mayor crecimiento a nivel mundial; sin embargo, los principales competidores del Hemisferio Norte también aumentaron su oferta.

A nivel mundial, la producción se ha incrementado en 4,89 millones de toneladas; es decir, 12,1 por ciento; con un aumento importante en la Unión Europea (9,4%), Rusia (18,4%) y Ucrania (15%), país que obtuvo una cosecha récord. “De esta manera, la producción consolidada de nuestros tres competidores del Hemisferio Norte pasará de 28,8 a 33 millones de toneladas, es decir una suba del 14,8 por ciento”, sostiene Ingaramo.

Aceites y exportaciones
En este marco, las estimaciones del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (Usda) indican que la producción de aceite de girasol crecerá 11,2 por ciento y las exportaciones un 11,3 por ciento, mientras que el consumo subirá apenas 4,2 por ciento, en comparación con la campaña 2015/2016.

Para Argentina, el Usda proyecta exportaciones de aceites por 550 mil toneladas, 50 mil menos que en la campaña anterior, lo que implicaría una caída de la participación en el comercio mundial de 7,4 a 6,1 por ciento.

Ucrania seguiría siendo el productor de mayor peso: sus ventas externas se proyectan en 5,1 millones de toneladas, 13,3 por ciento más que las 4,5 millones del ciclo previo, lo que significa 56,5 por ciento del share global.

Fuente: agrovoz.com.ar

PUBLICACIONES ANTERIORES