Invasión de importaciones brasileñas alertó a los industriales, que pidieron mayores controles


Las importaciones brasileñas se dispararon en un 48% en julio y llevaron a la balanza comercial al rojo más fuerte de la historia en la comparación mensual. La caída de las exportaciones argentinas en 5,3% y la falta de cumplimiento del Flex acordado entre ambos socios comerciales explicaron, principalmente, el déficit comercial y provocaron una fuerte preocupación entre los industriales que se reunieron en el coloquio organizado por la UIC de Córdoba.

Las importaciones crecieron 48% y las exportaciones cayeron 5,3% durante julio

Los dueños y ejecutivos de fábricas nacionales no lograron disfrutar los números positivos que el Indec había arrojado 24 horas antes (con la recuperación de la actividad industrial) cuando se toparon con una realidad que, de todos modos, conocían de antemano: “las importaciones argentinas de Brasil alcanzaron u$s1.514 millones en julio, 48% por encima del valor registrado en el mismo mes de 2016”.

La principal variable de los masivos ingresos de manufacturas al país desde la frontera brasileña fue la compra de vehículos automotores, “con un aumento estimado de las ventas de autos de origen brasileño en Argentina de más de 42%”, según señaló el informe que publicó la consultora Abeceb de Dante Sica, que hoy disertará en el cónclave empresario cordobés.

“A su vez, continúan liderando las compras a Brasil los productos ligados a la agricultura, como maquinaria agrícola, soja en grano para procesar e insecticidas, y a la construcción, como camiones e insumos de hierro y acero, entre otros”, destacó la consultora.

El acumulado de las importaciones en lo que va del año es de u$s9.820 millones, lo que significa un 30% por encima del mismo periodo del año pasado, “y el mayor registro para este período desde 2013”.

Funes de Rioja de UIA: “Es necesario que se tomen medidas de mayor control para poner límite”

Para completar un mes para el olvido en la relación comercial, las exportaciones argentinas hacia su socio comercial se desplomaron luego de dos meses de recuperación: La caída de -5,3% contrastó con el crecimiento de 48% de las importaciones. De este modo, el saldo comercial bilateral registró un déficit de u$s -800 millones en julio, “el mayor rojo mensual con Brasil en la historia”. “Este guarismo representa una expansión del 196% interanual, y consolida un déficit acumulado de u$s -4.510 M entre enero y julio, 75,1% por encima del valor registrado en el mismo período de 2016”, destacó Abeceb.

Las automotrices y los autopartistas se esperanzaron en que las multas y garantías que estableció el Gobierno argentino pondrán un límite a la avalancha amarilla, según señalaron a BAE Negocios fuentes del sector afectado y que llevó sus preocupaciones a los pasillos del Centro de Convenciones del Sheraton Hotel en donde se realiza el 10º Coloquio Industrial de la UIC.

Allí, el presidente de Copal y vicepresidente de UIA, Daniel Funes de Rioja, admitió la preocupación por la situación que atraviesa la balanza comercial. “Es necesario que se tomen medidas de mayor control para poder ponerle límite a los saldos de la producción que tiene Brasil a partir de la crisis económica y que lamentablemente llegan más rápidamente a la Argentina”, enfatizó a este diario quien además será el líder del B20 cuando la Argentina sea sede del G20 en el 2018.

En Córdoba se reunió gran parte de la mesa chica de la UIA, con el presidente Miguel Acevedo a la cabeza, y los vicepresidentes Luis Betnaza (Acero), Guillermo Moretti (Santa Fe), Eduardo Nougués (por Jujuy y quien será presidente de la próxima Conferencia Industrial), Alberto Sellaro (Calzado), y el mencionado Funes de Rioja.

Tal es la preocupación que incluso el presidente del Banco Nación Argentina, Javier González Fraga, admitió -en declaraciones a la prensa luego de su exposición en la sala Lugones del lujoso hotel cordobés- que en el Gobierno esperan la dinamización de la economía brasileña. Sucede que una recuperación económica del principal socio comercial del Mercosur generaría actividad para la industria local y, como primera consecuencia, se convertiría en un freno a la lluvia de importaciones.

En el sector apuestan a recuperar el empleo

El presidente de la UIA, Miguel Acevedo, afirmó que la actividad industrial logró recuperar el nivel del 2015 y dijo que “ahora es tiempo de crecer” aunque alertó que se “necesitan medidas para alentar el desarrollo”.

En declaraciones a la prensa en el marco del 10º Coloquio Industrial organizado por la UIA en Córdoba, el jefe de los industriales afirmó que “el desafío actual es que el empleo crezca” pero advirtió que “se necesitan medidas para ayudar a la recuperación de un sector en donde se perdieron muchos puestos de trabajo”.

“Estamos viendo que se está recuperando la actividad y el acumulado llega a cero, lo que implica que se terminó la caída y esperamos la recuperación. Pero hay sectores muy fuertes pero otros, a los que denomino sensibles, a los que les cuesta mucho más recuperarse”.

Según el análisis que realizaron los economistas del CEU de la UIA, la industria crecerá en 2017 un 1,5% en forma interanual, con la salvedad de que la comparación tiene una base “muy baja” ya que en 2016 se produjo el techo de la crisis de la actividad.

Los industriales que se reunieron en Córdoba analizaron un crecimiento en distintos rubros que hacen prever un “fuerte dinamismo” en el segundo semestre, según indicaron fuentes de la mesa chica de la UIA a BAE Negocios. “Hay sectores que vuelan y no es optimismo, sino realidad”, enfatizó uno de los vicepresidentes de la entidad.

Autor: Ariel Maciel
Fuente: Bae negocios

PUBLICACIONES ANTERIORES