Comercio exterior vs. Economía

Argentina en lo económico, sigue con dificultades para generar dividendos que permitan proyectar planes a largo plazo. Ningún gobierno pudo solucionar este problema que lleva más de 30 años afectando la economía del país

Las exportaciones no son los suficientemente prosperas para soportar los egresos que generan las importaciones, ya sea de bienes y servicios, transferencias de utilidades personales, ni de las empresas. Además, existe una cifra no menor, que se maneja en negro y por supuesto tiene también gran impacto en los números.

Este ingreso y egreso de divisas, son los que determinan el resultado de la balanza comercial con el exterior, sin embargo, el ingreso frecuente de moneda extranjera, lo que fortalece el valor de la moneda local, confiriendo sustentabilidad y previsibilidad en materia de política económica.

El intercambio comercial de bienes dice que en los 5 primeros meses del 2017 las exportaciones aumentaron el 1,6% respecto del 2016, alcanzando los US$22.910 millones. Sin embargo, las cifras en importaciones acusan un aumento del 12,4%, y pasaron de 22.040 a 24.770 millones de dólares. Esta variación entre las ventas y las compras externas, provocó un déficit de la balanza comercial del US$640 millones entre enero y mayo de 2017.

Estos valores determinan que del total exportado, un 26% son recursos primarios; 40% por las Manufacturas de Origen Agropecuario, 29% por Manufacturas Industriales y 3,9% de exportaciones de combustibles y energía.

En las importaciones, los bienes de capital crecieron 18%; bienes intermedios 3%; combustibles 30,8%; bienes de consumo 16%; y automotores en general 43%.

Las ventas al exterior por grandes rubros, según información del INDEC, muestra que las exportaciones de productos primarios se redujeron un 5,4%, y las manufacturas de origen agropecuario (MOA) lo hicieron un 1%. Las exportaciones de productos industriales (MOI) subieron un 10,6% como así las de combustibles 19,6%.

El 27,4% de las importaciones son bienes intermedios; 21,5% bienes de capital; 19,5% partes y piezas de bienes de capital; 13,3% bienes de consumo; 9,8% vehículos y 8% combustibles y lubricantes.

Al analizar el comportamiento de las importaciones y exportaciones por secciones y capítulos de la Nomenclatura Común del Mercosur, se aprecia perfectamente el reto que desafía la economía nacional en el mercado global.

Al analizar las compras y las ventas al exterior desde enero a mayo 2017, se puede ver claramente los problemas de competitividad de diferentes sectores.

Es claro que las exportaciones sufren por varias razones: impacto del atraso cambiario, derrumbe de la demanda mundial de bienes, los principales compradores de productos nacionales con marcados problemas de crecimiento, y EE.UU. dando señales negativas en materia de intercambio.

Se ve claramente que en nuestro comercio exterior, son más favorecidas las importaciones que las exportaciones. Y según las proyecciones que se pueden hacer, este año se espera un déficit comercial cercano a los 4.000 millones de dólares. Este hecho involucra dificultades en la economía y el empleo, fundamentalmente las PyMEs, que se suman a las dificultades de demanda del mercado interno.

Sin dudas, el sistema económico camina fuera de los parámetros de equilibrio en mediano y largo plazo. Están saliendo más divisas de las que se entran, y ese déficit se financia mayormente con emisión de deuda. Por experiencias de nuestra historia, es sabido que esta situación dura poco.

Aunque desde el gobierno no trasciende cuál es la estrategia, es obvio que deberá incluir múltiples modificaciones: ajustar tipo de cambio, mejorar la competitividad sectorial, reducir la emisión de deuda, tácticas que fomenten las exportaciones inversiones que compriman las importaciones, y mayor control de las importaciones para los sectores más sensibles, entre otras. Pero seguramente hay más medidas que se estarán discutiendo en la mesa chica del Gobierno. Las señales aún no son claras para las pymes, a quienes la coyuntura mas está afectando, la realidad amerita cambios, específicamente para las empresas chicas que son las que crean la mayor porción de empleo.

Fuente: Redacción

PUBLICACIONES ANTERIORES