Vinos orgánicos argentinos, nuevo ingreso de divisas


El mercado de vinos en general, destina 80% de la producción al consumo interno, sin embargo, la fabricación de vinos orgánicos y biodinámicos, exporta el 85 %.

Este producto de nicho acusa un crecimiento sostenido de dos dígitos en los últimos 10 años.

Se denomina vinos orgánicos a aquellos que se producen sin utilizar productos químicos. Y biodinámicos a los que siembran, podan y cosechan según los ciclos lunares y el movimiento de los astros, y a su vez, abonan la tierra de manera natural.

Según informes de SENASA sobre exportación de vinos orgánicos, señala que en 2016 se registró un aumento del 11%, los destinos fueron Unión Europea en un 84%, Estados Unidos con 6%, y Japón el 2%. Entre Canadá, Suiza, China, Brasil, Australia, Noruega, Taiwan, Colombia y Costa Rica recibieron el resto.

En Argentina existen cerca de 65 productores de uva orgánica, y unas 30 bodegas entre las especializadas
y aquellas que reservan una parte de la producción para este segmento.

Muchas grandes bodegas se encaminan hacia la elaboración de estos productos de media y alta gama, ya que acusan una demanda creciente y además son amigables con el medio ambiente.

El proceso puede llevar de uno a tres años y tiene un costo de unos 20.000 pesos anuales más el 1% del valor de cada botella.

El 70 % de la producción se concentra en Mendoza, el 20% en San Juan, y algo en Salta, La Rioja y la Patagonia.

Los consumidores principalmente son jóvenes que están en la franja de 25 a 35 años, con una alta y curiosa aceptación entre las mujeres.

Son vinos con valores que van desde los 150 y hasta los 1.000 pesos la botella.

Fuente: Redacción

PUBLICACIONES ANTERIORES