El comercio exterior no marcha según lo esperado

Cuando finalice el año 2017, los números resultantes entre las compras y las ventas externas darán novedades no muy alentadoras, aunque algunos especialistas le restan importancia y ven un futuro lleno de oportunidades

A solo cuatro meses de terminar el año, y de acuerdo a las proyecciones para el último cuatrimestre, la balanza comercial indica que estaríamos terminando el 2017 con un rojo de 5.000 millones de dólares de déficit, cuando en 2016 y a pesar de una larga lista de complicaciones, el ejercicio arrojó un saldo favorable en materia de intercambio.

Los motivos que provocan este cierre negativo, se deben a la combinación de varios factores que impactaron en el comercio exterior, retraso de exportaciones sojeras, dólar barato, importaciones de autos, por nombrar algunos.

Durante los primeros 7 meses del presente año, el déficit toco los 3.400 millones de dólares, mientras el mismo periodo del año 2016 mostraba un superávit cercano a los 1.000 millones. En aquel momento, las exportaciones sufrieron un incremento del 1,4%, sin embargo, las importaciones reflejaron un 15,4%, de ahí surge la discrepancia. Según el INDEC, la variación positiva del índice de precios de las exportaciones del 3,5% fue menor al incremento de los valores de las importaciones que fueron del 5,9%, estas influencias explican la razón por la cual desde enero a julio de 2016 la balanza comercial arroja un rojo comercial deficitario de 3.428 millones, cuando en realidad, debería haber sido de 2.498 millones de dólares. Con lo cual, del análisis surge, que ese periodo nos afectó por un monto cercano a los 1.000 millones de dólares. Los valores analizados, sirven para ver en perspectiva como Argentina puede cerrar el año 2017 en materia de comercio internacional de manera poco favorable, aún teniendo en cuenta el creciente dinamismo de las exportaciones, que por otro lado, también acusarán una caída debido al cierre de ingreso de biodiesel a Estados Unidos.

De igual modo, y más allá de otras variables ocasionales, la valoración del rojo en la balanza comercial Argentina ronda los 5.000 millones de divisa estadounidense.

Otro tema que preocupa, y mucho, es el incremento que acusan las importaciones, fundamentalmente en rubros como los alimentos,automóviles, e insumos intermedios, que son cruciales para el normal desempeño del proceso productivo.

Inquieta, pero en mucho menor medida, la importación de bienes de capital dado que tienen más que ver con las inversiones, el otro factor de alarma, está relacionado al tipo de cambio, que los analistas estiman, no muestra buen nivel de competitividad. Concretamente, el valor del dólar está por debajo de la medida histórica, así lo muestran las estadísticas, que por cierto, no colaboran con la necesidad política. Teniendo en cuenta los 2.000 millones de dólares de superávit del año anterior y los 5.000 millones de déficit con los que cierra este 2017, estaremos en una disparidad de 7.000 millones que a priori, se muestran como una señal de alarma, sin embargo, hay otros números que servirán de paliativo, uno de ellos fue el inusitado comportamiento de las exportaciones agrícolas en 2016, que entorpece todo tipo de balance. Casualmente por ello, desde diferentes sectores señalan que 5.000 millones de dólares no es un desequilibrio preocupante, de hecho son valores inferiores a los de la década del ‘90 y los ‘80. Pero fundamentalmente, porque se da en el marco de una lenta salida de la crisis económica brasilera, que ha causado gran impacto en nuestro país.

Para cerrar el presente artículo, podemos decir que en un punto estamos todos de acuerdo, el que señala que las exportaciones deben crecer, para encontrar la tan ansiada solución.

Fuente: Revista Container Septiembre 2017

PUBLICACIONES ANTERIORES