Las importaciones de Brasil perturban la recuperación

En materia de economía, Argentina de la mano sus exportaciones comienza a recuperar terreno, pero la importación también trepa y muestra resultados negativos

La producción local en los últimos meses muestra un marcada recuperación, originando alto impacto en la generación de empleo, sin embargo, las importaciones brasileras no dejan de crecer y ello preocupa al sector industrial, que ven como las importaciones opacan ese buen momento.

En este contexto, la UIA realizo un informe donde reclama abiertamente, mejorar la competitividad para incrementar las exportaciones, y también solicitan mecanismos para proteger los mercados, a tales efectos, las barreras arancelarias serian una herramienta valida. Los países más desarrolladas las utilizan en estos casos, justificaron en el informe de la institución fabril.

Las compras a Brasil en los siete primeros meses del año 2017, muestran un crecimiento del casi 29% interanual y revelaron el 45% de aumento del total importado. Este esquema es repetido ya que en 2016 ocurrió lo mismo, y el déficit de la balanza comercial con Brasil fue cercano a los 4700 millones de dólares, tocando topes comercializados en 2011. Mientras en 2015 las importaciones crecieron 4,4%, y las ventas a ese destino cayeron 10,6%.

Este informe también se ocupó de señalar que Argentina importa bienes industriales de media y alta tecnología, y que el 86% de las compras externas en 2016 fueron manufacturas de origen industrial. La industria ha comenzado a dar señales alentadoras de recuperación, aunque todavía no alcanza los niveles deseados. Durante 2016 se perdieron casi 25.000 puestos de trabajo. El informe plantea en forma de alarma, que si el empleo industrial regresara al nivel de 2008, se perderían otros 50.000 puestos.

Proyección exportadora en levantada

Las exportaciones a Brasil muestran una sostenida recuperaron en los primeros siete meses del 2017, pero están desbalanceadas respecto a las importaciones que crecieron casi un 30%. La explicación, está en que la economía brasileña sufre una muy lenta recuperación, la actividad industrial de ese país fue aún más severa, e impactó en las exportaciones de MOI, fundamentalmente en el sector automotriz. Sumado, la mayor participación de EE.UU. y China en ese mercado, y además la apreciación del peso y un tipo de cambio bilateral que se muestra por debajo de los promedios entre 2006 y 2011.

El documento agrega que no se trata de devaluar, sino de forjar una política monetaria de largo plazo, y así evitar marcadas variaciones del tipo de cambio.

Entre las líneas del documento elaborado por la UIA, se mencionan otras variables como la infraestructura, los costos laborales, presión tributaria y el financiamiento que impactan en la competitividad y dificultan la inserción en el mundo de productos argentinos.

PUBLICACIONES ANTERIORES