Los datos, el combustible de la nueva revolución industrial

El mundo ingresó en un momento, donde la información se constituyó en central para todas las actividades. Quienes desarrollen nuevas reglas para su manejo tienen grandes perspectivas económicas y Argentina no está exento

El tema parece de ciencia fic- ción pero está presente aquí y ahora en la Argentina. Se trata de la irrupción del manejo de los datos tanto por parte de los gobiernos como de las propias empresas.

“¿Quién va a ganar más? Quienes tengan más datos van a ser los principales ganadores. Los gobiernos tienen el potencial de tener datos sobre las personas. Pero las empresas también van a reunir más datos de nosotros”. El que habla es Kevin Kelly, el editor de la revista Wired.

Se trata de una publicación especializada en cómo la tecnología incide en la cultura, la economía, la política y la educación. Kelly, junto con Emiliano Kargierman, CEO de Satellogic, una empresa tecnológica
argentina especializada en satélites, protagonizaron unos de los temas más jugosos del reciente 53º Coloquio de IDEA: Geopolítica de la Innovación, el rol de la Argentina.

Para Kelly, la Inteligencia Artificial (IA) será un elemento fundamental en esa nueva revolución industrial ya que, mientras que en la primera se generó la energía artificial, ahora la IA se combinará con esa energía artificial y generará bienes y servicios nuevos.

“Mi esperanza es convencerlos de la gran cantidad de oportunidades que vamos a enfrentar”, al ingresar el mundo en una fase de innovación en escala. “Esta nueva etapa puede parecer atemorizadora pero es una gran oportunidad no solo para países como Estados Unidos o China sino también para los argentinos”, prosiguió.

En esa línea explicó que la tendencia en los próximos 25 años será la del desarrollo de la inteligencia artificial y la ‘cognificación’ de los objetos, pero que además implica que la “ventaja de la inteligencia artificial es que nos ayudará a pensar distinto”.

Cada vez más pantallas

También dijo que se profundizará una nueva interacción entre el hombre y la máquina a través de las pantallas: “la interacción. Nuestra cultura es la de las pantallas, antes éramos de los libros. Ahora vamos a interactuar con las pantallas y entrar en las pantallas. Eso es la Realidad Virtual (RV). Por el momento es caro pero funciona. Nos transportan a un lugar distinto. Son muy buenas para capacitación.
Cuando uno se saca estos anteojos, lo ha experimentado”.

Y en ese nuevo contexto de IA y RV, Kelly opinó que “la propiedad no es tan importante, lo importante es el acceso.

Por ejemplo, UBER, AIRBNB, Facebook, no son dueños de los bienes. “Si pudiéramos imaginar qué entregar de manera instantánea, esa es la economía de la demanda. Pasamos de ser propietarios a acceder”, explicó.

En referencia a los datos, Kelly dijo: “No importan en qué negocio estemos. En todos importa la información. Los datos son el nuevo combustible de la economía. Estamos en un período en el que estos datos nos permiten compartir y colaborar a escala planetaria de una manera que nunca antes habíamos pensado. Imagínense lo que podría suceder en tiempo real con los millones de personas que están todo el tiempo conectados. Es una nueva oportunidad que está disponible”.

“Este es el mejor momento para comenzar a hacer cosas, el momento dorado. Como no hay expertos, porque no hay nadie más que sepa lo que hay que hacer, los mejores productos inventados aún no han sido inventados. Hay una oportunidad adicional para los argentinos.Ustedes no están rezagados porque este es el comienzo”.

La evolución

“Si miramos hacia atrás hay básicamente tres tendencias de globalización. Primero tuvimos la máquina de vapor, que permitió el desacople de la producción y el consumo. Era un gran momento para los argentinos
porque producíamos granos y carnes y los exportábamos porque podíamos trasladarlos. La segunda ola de la globalización en 1990 con la informática y la posibilidad de procesar la información, lo que también posibilitó la tercerización, la automatización y mandar a construir cosas en otras partes del mundo.
Con la telepresencia y la inteligencia artificial llegó la tercera ola de la globalización. Esto va a democratizar el acceso al trabajo. Esto va a generar ganadores y perdedores”, reflexionó Emiliano Kargierman.

Quiénes ganan

Cuando se le preguntó a Kelly quienes van a ser los ganadores y los perdedores de esta tercera ola, el fundador de Wird respondió: ¿Quién va a ganar más? Quienes tengan más datos van a ser los principales ganadores. Los gobiernos tienen el potencial de tener datos sobre las personas. Pero las empresas también van a reunir más datos de nosotros”.

Kelly definió a las plataformas como Facebook como cuasigobiernos ya que “tienen tantos datos que desempeñan las funciones de los gobiernos”.

Y aseguró que en función de estas empresas “hay una nueva geopolítica con respecto a los datos. Habilitan un nuevo rol en la geopolítica que nunca vimos antes. ¿Quién regula el acceso a los datos? ¿Los gobiernos? ¿Las empresas? ¿O nosotros como individuos?”

E insistió con la potencialidad Argentina: “Hay una oportunidad para Argentina porque nuestro marco legal
de datos no es útil, no está funcionando. Es más útil pensar que hay relaciones múltiples con los datos.
Los países que no tienen mucha influencia de bigdata tienen potencial para crear nuevas reglas”.

Autor: Walter Giannoni
Fuente: Revista Container Nº145 Octubre

PUBLICACIONES ANTERIORES