Avanza el déficit de balanza comercial en 2017

Los datos en materia de intercambio en Argentina se comenzaron a conocer en 1910. Ya pasaron 107 años incluyendo el 2017, en todo ese tiempo el déficit comercial
de nuestro país arroja resultados negativos solamente en 29 años.

En la década del noventa, seis de los diez años fueron negativos con una pérdida en balanza comercial de 10.435 Millones de Dólares. En 1994 se registró el déficit más grande de nuestra historia con 5.750 millones de dólares. Sin embargo, en los diez años que van desde 2002 al 2012 se registra el mayor ingreso de dólares por comercio exterior con 140 Millones de Dólares, con un 2009 extraordinario donde la ganancia de la balanza comercial fue de 16.850 Millones de Dólares.
Dinámica importadora 2017
Las importaciones registradas en lo que va del año 2017, son la explicación de nuestro saldo negativo actual en materia de intercambio, durante los 10 meses transcurridos el ingreso de mercaderías importadas aumento un 18% alcanzando los 49.200 millones, mientras las exportaciones registran 43.980 millones, dando como resultado un rojo en balanza comercial de 5.220 millones. Si bien el atraso cambiario, lógicamente tiene mucho que ver en este aumento importador. Es necesario que ese incremento no impacte tan de lleno a la industria nacional. Como dato alentador, podemos señalar que los bienes de capital transitan el buen camino de las inversiones, reflejando unos 10.950 millones en lo que va del 2017. Los especialistas aclaran que este mal llamado bum importador no es tal, ya que entre bienes de capital, y vehículos automóviles acaparan la mayor porción de las importaciones, dejando en segundo lugar a los bienes intermedios, y recién al final del ranking aparece la importación de bienes de consumo, explicando un crecimiento módico del 13% en ese rubro.

Dinámica exportadora 2017
Las ventas Argentinas vienen de capa caída, comparando el mismo periodo de 2016 con el 2017 se registra un pobrísimo incremento del 0,7%. La explicación, apunta en gran medida al atraso cambiario y la consecuente falta de competitividad que empobrece el desempeño en los mercados externos. Las manufacturas de origen industrial, mas los combustibles y lubricantes vienen traccionando, pero los productos primarios y manufacturas de origen agropecuario muestran una merma cercana al 8% comparando los datos con el 2016.

Comparativo de intercambio 2016-2017.
Al examinar en términos porcentuales el incremento de las importaciones en el periodo 2016 y 2017, veremos la variación de los distintos sectores. Bienes de Capital unido a la inversión, aumentó su intervención pasando del 21 al 24%, Bienes de Consumo, paso del 13 al 15%, Bienes Intermedios sufrió una baja, pasando del 32 al 26%, las Piezas y accesorios para bienes de capital han reducido su participación del 21 al 19%, Vehículos automotores de pasajeros se sostiene estable entre el 7 y 8%, Combustibles y lubricantes con un 15% en invierno y un 6% en verano teniendo en cuenta el componente estacional. Señalar esta coyuntura como un “Aluvion de Importados” es un error.

Lo que está ocurriendo con el comercio exterior argentino, tiene que ver con que necesitamos importar para mantener el proceso de recuperación de la actividad económica.

Cuando analizamos igual periodo de las exportaciones, las Manufacturas de Origen Industrial (MOI) muestran una mejoría del 7%, los Productos Primarios 27%. La deuda en materia de intercambio la sufren el rubro Manufacturas de Origen Agropecuario (MOA) -9% y los Combustibles y Lubricantes con una disminución aproximada del 2%. Finalizando, es muy posible que este déficit de la balanza comercial aumente en el corto plazo, sin embargo, está directamente relacionado con el crecimiento económico tan ansiado. Es necesario el rápido y sostenido crecimiento de los rubros que generan el ingreso de divisas, así aumentaremos las exportaciones argentinas, y no será necesario cubrir ese desfasaje con más deuda.

Fuente: Redacción

PUBLICACIONES ANTERIORES