Déficit comercial: Así no se puede seguir

La Argentina terminó 2017 con un déficit de la balanza comercial de 8.471 millones de dólares. Se trata del mayor déficit histórico en términos nominales y en valores corrientes. Entre enero y diciembre del año pasado, las exportaciones crecieron sólo un 0,9%, mientras que las importaciones registraron un incremento del 19,7%.


Argentina tuvo el año pasado el peor desempeño exportador de la región, por debajo de países muchos más pequeños, como Panamá y Guatemala.

¿Qué está ocurriendo? Varios factores explican la situación, entre los que se destacan: retraso cambiario, altos costos de producción, pobre infraestructura logística, crisis de la economía brasileña y aumento de importaciones. Producto del crecimiento económico y una mayor apertura comercial, las compras al exterior tuvieron una fuerte suba, principalmente en el rubro de bienes de capital (+23%).

Ahora bien, el bajísimo crecimiento de las exportaciones tiene mucho que ver con nuestro mal desempeño en productos primarios y manufacturas de origen agropecuario, sectores en los cuales nuestro país es, desde hace tiempo, uno de los principales actores globales.

Las ventas de productos primarios cayeron 5,6%, mientras que las manufacturas de origen agropecuario retrocedieron 3,6%. Por caso, semillas y oleaginosas tuvieron un notable desplome de 18% en 2017. Asimismo, registraron caídas muy significativas la exportación de minerales metalíferos (-25,5%) y las frutas (-12,2%)

Otro sector crítico es el de las autopartes. El déficit comercial de autopartes creció 15,4% interanual en 2017 para llegar a u$s 6.710 millones, equivalentes a casi el 80% de todo el déficit de la balanza comercial de la Argentina. Las exportaciones de autopartes aumentaron 8,6% hasta los u$s 1.641 millones, mientras las importaciones crecieron 14%, equivalentes a u$s 8.351 millones. A Brasil, nuestro principal socio comercial, va casi el 60% de esas autopartes.

Más allá de los factores estructurales y coyunturales que explicarían el abultado déficit comercial de la Argentina, hay una realidad: nuestro país no debiera tener este déficit. Argentina tiene todas las condiciones para superarlo. Principalmente, a través incrementar la venta de alimentos elaborados que el mundo emergente está demandando. En segundo lugar, incrementando las exportaciones de minerales y otros productos primarios en los que somos fuertemente competitivos y excedentarios. Necesitamos estrategias comerciales para ganar nuevos mercados

Hay que revisar a fondo nuestra política exportadora, buscando aumentar la producción, junto a estrategias para ganar nuevos mercados. Hoy la Argentina no las tiene. Una paradoja reciente en este sentido: Nuestro país acaba de lograr un acuerdo histórico en materia de carnes con China, el mayor mercado del mundo. ¡Pero no tenemos producto disponible para vender! Más del 80% de las carnes van al mercado interno, con una producción en franco declive.

Te puede interesar: En Berlín, Bordet ultima detalles para exportar cítricos a Estados Unidos

El aumento del déficit comercial, junto al aumento del déficit fiscal en un contexto internacional más complejo, es una bomba de tiempo para el actual modelo económico basado, justamente, en el endeudamiento externo. Nuestro país no puede seguir así. Urge un fuerte replanteo por parte del Presidente, que por ahora sigue ratificando este rumbo económico y a un gabinete carente de resultados.

Argentina sigue peligrosamente entrampada dentro del estando Mercosur y en el enredo las eternas negociaciones con la Unión Europea. Hasta ahora, ha sido una gestión tan desgastante como improductiva. Y encima es por migajas, comparado con la potencialidad en materia de exportaciones que ya nos están ofreciendo China y el resto de los países de Asia, con los cuales somos sumamente complementarios. Todavía estamos a tiempo de cambiar para aprovecharlo.

*Master of China Studies (Zhejiang University) y Magíster en Políticas Públicas (FLACSO). Miembro del comité de Asuntos Asiáticos del Consejo Argentino para las Relaciones Internacionales. Docente universitario (UCA) y Director de Diagnóstico Político.

Fuente Bae negocios

PUBLICACIONES ANTERIORES