La industria crecerá gracias al empuje de autos, agro, construcción y energía

La actividad industrial tendrá un 2018 en crecimiento, lo que confirmará el segundo año positivo para un sector que en 2016 había atravesado una fuerte crisis con pérdida de competitividad y caída masiva de puestos de trabajo. Las perspectivas muestran que habrá ramas que imprimirán una fuerte dinámica a la producción fabril gracias al andar de la actividad automotriz, la construcción, el agro y la energía.

Según un informe de la consultora ABECEB, habrá líderes en la economía que permitirán el ascenso de los sectores de metálicas básicas, minerales no metálicos y metalmecánica. “Las perspectivas de la industria para este año son favorables acercándose a los niveles de 2015. Si bien la tendencia positiva es generalizada, la dinámica intra sectorial es diversa con una supremacía del sector automotriz y sólo dos rubros que no logran mejorar su performance: tabaco, que se contrae un 7% en 2018 y papel y cartón, con una pérdida del 2% estimada para este año”, destacó el informe.

De acuerdo a esas proyecciones, será la rama automotriz la que pegará el gran salto en 2018 con un crecimiento anticipado del 12,5% en la búsqueda de alcanzar el desafío planteado por el sector de lograr el millón de unidades. “Esta dinámica se explica por el incremento de la demanda (récord de patentamientos de 0km) y una variada oferta de financiamiento que se sustenta sobre un resultado clave: durante 2017, el 50% de las ventas fueron financiadas”, destacó ABECEB.

El factor autos está asociado también por la recuperación de Brasil, principal destino de los autos producidos en el país. Se espera que tengan efecto, además, el ingreso a nuevos mercados mundiales, además de la consolidación de los proyectos y la inversión en nuevas unidades que se producen en el país.

Con obra pública en ritmos similares al boom constructor del año pasado más la oferta tomada por privados en términos de obra particular, la construcción tiene un piso de crecimiento del 9,1%. Allí estará una de las explicaciones del sostenimiento de los buenos números de algunos sectores industriales. Y, aunque con menos fuerza por el impacto negativo de la sequía, el agro “seguirá demandando insumos al entramado productivo”.

“Como derivación de estas dinámicas rubros como metálicas básicas, minerales no metálicos y metalmecánica se espera que crezcan por mayores demandas de insumos, previéndose tasas de 5,6%, 3,8% y 3,2%, respectivamente”, detalló el informe.

En tanto, la metalmecánica, que en 2017 tuvo un incremento del 8,5%, continuará su expansión el ritmo del 3,2% este año. Mientras que los minerales no metálicos el año pasado crecieron el 6,2%, en 2018 continuarán con una mejora del 3,8%.

Fuente: Bae negocios
PUBLICACIONES ANTERIORES