Los índices de la logística

Los aumentos de precios de los combustibles tuvieron una importante incidencia en los costos logísticos de abril, según el índice desarrollado por la UTN para Cedol.


Las operaciones logísticas con transporte aumentaron 1,08% en abril último según el Índice Nacional de Costos Logísticos que elaboró el Centro Tecnológico de Transporte, Tránsito y Seguridad Vial (C3T) de la Universidad Tecnológica Nacional (UTN) para la Cámara Empresaria de Operadores Logísticos (Cedol).
Según el estudio de la UTN, en abril último la modalidad que incluyó el Costo Logístico con Transporte tuvo una variación de 1,08%; mientras que Sin Costo de Transporte fue de 0,41%. En tanto, en el indicador de Costos de Distribución Urbana, la variante Con Acompañante arrojó una suba de 0,23%, mientras que la versión Sin Acompañante, aumentó 0,34%.
La explicación del incremento del mes se encontró fundamentalmente en el aumento del combustible y otras pequeñas subas relacionadas con el tipo de cambio (film strech, pallets o alquileres de metros cuadrados cubiertos).
El aumento de los combustibles sobre el resto de los indicadores se apreció en mayor medida al observar la diferencia existente entre el indicador Cedol Con Costo de Transporte y la más baja oscilación respecto de Cedol Sin Costos de Transporte, ya que el mismo no tuvo en su cálculo el componente de combustible.
De esta manera, en el acumulado para los primeros cuatro meses de 2018 (enero-abril), los indicadores mostraron el siguiente incremento: Cedol Con Costos de Transporte: 9,34%; Cedol Sin Costos de Transporte: 6,91%; Distribución Con Acompañante: 8,84%; Distribución Sin Acompañante: 9,93%, y Fadeeac: 10,07%.
Según la Cámara “estos incrementos reflejan en gran medida los aumentos del combustible, peajes y costo de patentamiento. Asimismo, la mano de obra impactó en algunos puntos debido a que se devengó la última parte del Convenio 40/89 del 2017”.

Fuente: Info Transporte y Logística
PUBLICACIONES ANTERIORES

La actividad industrial tendrá un 2018 en crecimiento, lo que confirmará el segundo año positivo para un sector que en 2016 había atravesado una fuerte crisis con pérdida de competitividad y caída masiva de puestos de trabajo. Las perspectivas muestran que habrá ramas que imprimirán una fuerte dinámica a la producción fabril gracias al andar de la actividad automotriz, la construcción, el agro y la energía.

t&linkTo=view&linkTarget=_blank” width=”100%” height=”555″ frameborder=”0″ allowfullscreen=”allowfullscreen”>