Buscan capitales locales para invertir en fondos internacionales

Puente desembarca en los private equity. Hizo un acuerdo con Partners Group, que maneja US$74.000 millones.


Este año, a través de un cambio implementado por la Comisión Nacional de Valores (CNV), quedó abierta la puerta para que inversores argentinos puedan operar con instrumentos financieros en el exterior. La condición para poder hacerlo es que cuenten con un agente local como vínculo con la operación en el extranjero.

A partir de esto, Puente hizo un acuerdo con Partners Group, uno de los principales grupos de inversión globales, para canalizar fondos de clientes de Argentina, Uruguay y Paraguay hacia operaciones de private equity en el exterior. La inversión no es para todos: para entrar hay que disponer de al menos US$500.000.

“Esta alianza potencia aún más nuestra plataforma de inversiones. Nos viene perfecto porque acá no existen ese tipo de fondos”, destacó Federico Tomasevich, presidente y principal accionista de Puente, que administra US$3.400 millones en activos financieros.

Tomasevich resaltó que a diferencia de los fondos tradicionales de este tipo, Partners Group ofrece a los inversores operaciones con liquidez mensual y baja volatilidad. “La rentabilidad de estos private equity es de entre el 8 y el 12% en dólares y se requiere un monto de entrada a partir de US$500.000, con la posibilidad de salir mensualmente. Otros fondos piden un piso más alto, a partir de US$5 millones y tienen penalidades por salida anticipada”.

Con su oficina central en Suiza y 19 oficinas alrededor del mundo, Partners Group administra más de U$S 74.000 millones en activos en private equity, real estate, deuda privada y proyectos de infraestructura.

A partir de los cambios de la CNV, un ahorrista puede abrir una cuenta en el exterior desde Argentina y operar desde allí con inversiones extranjeras.

“Partner invierte en países centrales, con macroeconomías normalizadas y que tengan investment grade”, contó el ejecutivo. Claramente, Argentina no está entre los países en los que este tipo de compañías invierten, pero a partir de ahora sí está entre los países en lo que levantan fondos. “Los private equity invierten en industrias de alto potencial de crecimiento y con altos márgenes, pero siempre bajo la premisa de que se trate de una inversión conservadora que sea escalable”, señaló Tomasevich. La dinámica con la que se mueven determina que primero eligen los proyectos en los cuales invertir y, en función de esa oportunidad, salen a buscar los capitales necesarios para solventarla.

“Este tipo de fondos están ultradiversificados tanto en las áreas en las que invierten como en los países de origen de los inversores. Esto les permite sortear la volatilidad”, dijo Tomasevich.

Para el ejecutivo, a partir del blanqueo y del cambio de normas por parte de la CNV se abrió la posibilidad de que estos fondos sean apetecibles para los inversores argentinos.

“Fuera del mercado financiero, las inversiones típicas de los argentinos se concentran en real state o en forma directa en la economía real. Pero eso es poco eficiente y no todos los inversores tienen la escala para hacerlo. Con este tipo de producto, los que necesitan diversificarse pueden tener liquidez mensual”.

En medio de la turbulencia actual los inversores buscan diversificarse. “Los clientes tienen que entender que diversificarse no implica apostar a lo que más rinde. Si invertís en lo que hoy más va a subir, un día esa misma inversión es la que más va a bajar. Diversificarse significa tener menos rentabilidad, porque implica bajarle la volatilidad a la inversión. Pero al mismo tiempo es útil para bajar los riesgos de la cartera cuando hay cambios de ciclo. Evidentemente con la suba de la tasa de interés en Estados Unidos, más el impacto a nivel local, éste es un cambio de ciclo. Diversificarse ayuda a neutralizar los efectos de la crisis”.

Fuente: Clarín.com
PUBLICACIONES ANTERIORES

La actividad industrial tendrá un 2018 en crecimiento, lo que confirmará el segundo año positivo para un sector que en 2016 había atravesado una fuerte crisis con pérdida de competitividad y caída masiva de puestos de trabajo. Las perspectivas muestran que habrá ramas que imprimirán una fuerte dinámica a la producción fabril gracias al andar de la actividad automotriz, la construcción, el agro y la energía.

t&linkTo=view&linkTarget=_blank” width=”100%” height=”555″ frameborder=”0″ allowfullscreen=”allowfullscreen”>