Dólar alto, ahora los vecinos extranjeros cruzan para comprar

Chilenos, Paraguayos, Brasileros y Uruguayos, entre otros, se ven eligiendo ropa en shoppings y comercios, cada vez más buscan alimentos, vienen para llenar el changuito y hasta el tanque de nafta. Una tendencia que se mueve al ritmo del verde.

Se terminaron todas esas postales de kilómetros de autos regresando desde Chile, con ropa, tecnología y televisores LED, Los Tours de compras a Encarnación o Asunción, en Paraguay y familias cruzando la frontera para llenar el changuito en Uruguay. Quedaron en el pasado luego de la escalada del dólar. Los gastos con plásticos en moneda extranjera cayeron el 30% desde que se inició la corrida cambiaria, el dólar se encareció cerca de un 70% en doce meses. Con un billete verde volátil, moviéndose entre los $28 y los $29, Santiago perdió su mote de “nueva Miami”. Según datos de la Cámara de Comercio de Chile, los gastos con tarjeta de argentinos viene cayendo a un ritmo del 30%. Ya no rinde viajar a Chile para hacer compras. En Argentina hoy es posible conseguir televisores o celulares a valores muy parecidos a los que encontrábamos al otro lado de la cordillera.

En la provincia de Mendoza en las últimas semanas se nota un mayor número de compradores chilenos, así como también de brasileños. Y además de gastar más en gastronomía, también están empezando a comprar más indumentaria nacional, el “Made in Argentina” se volvió más atractivo, un dato no menor considerando que hace un par de años la ropa o la electrónica costaban hasta un 50% más en la Argentina que en Chile. Entre Posadas y Encarnación, se creó un flujo comercial diferente al de Mendoza y Santiago, precisamente, en la provincia de Misiones, más del 80% de sus límites son con Brasil y Paraguay. Por ello, muchos productos y servicios que tradicionalmente no son considerados transables, en esas zonas de frontera sí lo son.

Durante las épocas de atraso cambiario, en Posadas se habían cerrado casi 1.000 locales de venta minorista. Sin embargo, la devaluación está cortando el flujo de argentinos en dirección al país vecino, y, en algunos casos, se revirtió la foto, con gente de Paraguay que ahora viene al país a hacer compras. Según un relevamiento realizado en Asunción, confirman que el turismo de compras sufrió un desplome del 25% de mayo a julio. Si bien la inflación en la Argentina es muy superior a la de Paraguay, la devaluación acumulada fue mayor, lo que generó que ahora comprar en ese país les resulte más caro a los turistas.

Desde la Cámara de Comercio de Encarnación (CCE) señalaron que la baja en las ventas de comercios es del 30%, y que el número de visitas que recibió la ciudad se redujo un 40%, y a contrapartida, los medios de Posadas reflejan que ahora son los paraguayos los que llegan hasta los súper de la ciudad para abastecerse.

La devaluación Argentina fue 40 puntos por encima a la de Uruguay. El propio gobierno de Tabaré Vázquez está tomando medidas para evitar que caiga el turismo receptivo, sino también para que los propios uruguayos no viajen a las ciudades fronterizas de Concordia, Colón o Gualeguaychú para cargar nafta o realizar compras de productos básicos. Para evitar que los uruguayos crucen a cargar combustible, el gobierno uruguayo acomodó descuentos en los impuestos a las naftas del orden del 8%, para beneficiar a las estaciones de servicio que se ubiquen cerca del límite. Por el inminente desplome de turistas argentinos, Uruguay evalúa valerse del reintegro del 100% en el IVA y eximir de gravámenes a quienes se hospeden en hoteles. Los comerciantes de localidades limítrofes recién comienzan a vivir el impacto de la devaluación. Esa que convirtió el “deme dos” en locales del exterior al “lleve dos” made in argentina.