Se reabrieron las fronteras brasileras para la fruta argentina

Se reabrieron las fronteras brasileras para la fruta argentina

Hace unos días (jueves 7 de marzo) comentamos sobre las restricciones impuestas por Brasil al ingreso de manzanas, pera y membrillos argentinas. El motivo señalada era la existencia de la carpocapsa en las mencionadas frutas. Brasil es un país libre de tal plaga.

El jueves 7 de la semana pasada el ministro argentino de Agroindustria notificó que funcionarios del SENASA consiguieron llegar a un acuerdo con sus pares del Brasil para que se levanten las medidas restrictivas y quede sin efecto la prohibición del ingreso de las frutas argentinas.

El acuerdo se alcanzó luego de reuniones realizadas el miércoles 6 entre funcionarios de ambos países destinadas a la reapertura de la frontera que fue cerrada el pasado 27 de febrero.

Los productores argentinos habían señalado que las medidas brasileras eran “políticas”. Visto el final de la historia, sin duda tenían razón. Porque luego de aducir que la fruta argentina tenía la carpocapsa y por lo tanto no podía ser introducida al Brasil, ahora sí se puede. ¿Y la carpocapsa? ¿Desapareció repentinamente como por arte de magia? ¿O no era verdad que tenían carpocapsa?

No es la primera vez que esto ocurre entre Argentina y Brasil y seguramente no será, lamentablemente, la última. Hace bastante más de veinte años, en los comienzos del Mercosur, Brasil prohibió el ingreso de papas para consumo argentinas aduciendo que tenían un antibrotante que causaba cáncer. Los camiones que las transportaban estuvieron un mes parados en la frontera común, sin poder ingresar. Luego de un mes de negociaciones Brasil autorizó el ingreso de las papas que supuestamente producían cáncer. Si esto era cierto fue un acto criminal hacer comer a los brasileros un alimento que hacía contraer una enfermedad mortal. Si era mentira (como en realidad lo era) demuestra la irresponsabilidad oficial de un gobierno y además lo poco confiables que son los socios comerciales que tenemos.

Al mismo tiempo Argentina paralizó la importación de tomates brasileros por sostener que tenían la mosca carambola. Al cabo de un mes, cuando todo se negoció conjuntamente con las papas cancerígenas, ingresaron los tomates con la mosca. Si era cierto nos comimos los tomates y sobrevivimos a la mosca carambola.

Todo esto es parte del sainete del Mercosur.

Fuente: TodoComex

CATEGORIES
Share This

COMMENTS

Wordpress (0)
Disqus (0 )